Una empresa de criptomonedas no puede pagar 190 millones de dólares a sus clientes porque el fundador murió sin darle la única contraseña a alguien

Todos conocemos esa sensación de  “temor” cuando metemos nuestra contraseña  para acceder a nuestra billetera de criptomonedas y nos sale que es incorrecta, pues imaginate  el problema  que tiene ahora la compañia QuadrigaCX,

QuadrigaCX, compañía de intercambio de criptomonedas canadiense, dice que no puede pagar la mayor parte de los 190 millones de dólares en inversiones de clientes después de que su fundador Gerald Cotten, de 30 años, y la única persona que conocía las contraseñas de la “cartera fría” (monedero para almacenar monedas virtuales que no se conecta a Internet), falleciera inesperadamente en la India en diciembre de 2018, informó Coindesk.

En una declaración jurada ante el Tribunal Supremo de Nueva Escocia, la viuda Jennifer Robertson dijo que QuadrigaCX les debe a sus clientes unos 190 millones de dólares tanto en criptomonedas como en dinero fiduciario. QuadrigaCX ha solicitado protección al acreedor porque dice que no puede acceder a los fondos almacenados en el monedero.

“Hablamos de aproximadamente 26,500 bitcoins (92.3 millones de dólares), 11,000 bitcoins en efectivo (1.3 millones de dólares), 11,000 bitcoin en efectivo SV (707,000 dólares), 35,000 bitcoin de oro (352,000 dólares), casi 200,000 litecoin ($ 6.5 millones de dólares) y aproximadamente 430,000 éter ($ 46 millones de dólares) , por un total de 147 millones de dólares, según la declaración jurada.

En la declaración jurada, Robertson explicó que “solo una cantidad mínima de monedas” se almacenaron en los monederos habituales, el resto en la cartera fría, pero no se proporcionaron detalles.”

Robertson también dijo que Cotten era “el único responsable del manejo de los fondos y las monedas” y que ningún otro miembro del equipo podía acceder a los fondos almacenados. QuadrigaCX anunció la muerte de Cotten a mediados de enero, diciendo que había muerto “debido a complicaciones con la enfermedad de Crohn el 9 de diciembre de 2018 mientras viajaba a la India, donde estaba abriendo un orfanato para brindar un hogar y un refugio seguro para los niños necesitados”.

Mientras que Robertson tiene el portátil de Cotten en su poder, escribió CoinDesk, ella dice que no conoce la contraseña y que un experto técnico reclutado por la empresa no ha podido omitir su cifrado. La mujer también dice que Cotten no dejó registros de los negocios.

Otros informes han sugerido que es posible que algunos de los fondos en cuestión se trasladaran después de que se publicara el caso, y aunque las pruebas no fueron definitivas, esto y las extrañas circunstancias de la muerte de Cotten provocaron las acusaciones de que su fallecimiento era falso o el pretexto para algún tipo de estafa, de acuerdo con la CNN. Sin embargo, Robertson incluyó un certificado de defunción, escribió CoinDesk.

Según la CBC, el gobierno confirmó que un canadiense había muerto en la India, pero no pudo ofrecer más detalles debido a las leyes de privacidad.

Como señaló la cadena, el Banco Imperial de Comercio de Canadá congeló 26 millones de dólares en los activos de QuadrigaCX en enero de 2018 “después de detectar irregularidades en el procesamiento de pagos”, y un documento de la Corte Superior de Justicia de Ontario en 2018 concluyó que “67 millones de dólares en transacciones terminó transferido indebidamente a la cuenta personal de Costodian Inc, el procesador de pagos”. El problema se resolvió, aunque según CoinDesk, QuadrigaCX dice que tanto la lucha legal como los problemas actuales con los procesadores de pagos han “comprometido gravemente” su capacidad de acceder a las decenas de millones de dólares en tenencias en poder de los procesadores.

Un artículo del Wall Street Journal de 2017 señaló que a diferencia de las bolsas de valores, que solo facilitan las transacciones, las bolsas criptográficas son especialmente vulnerables porque almacenan criptomonedas para sus clientes. Sin embargo, normalmente las amenazas asociadas con esta práctica son hackers y otros ciberdelincuentes, en lugar de contraseñas perdidas.

Robertson había dejado escrito que el intercambio “necesita con urgencia una suspensión de los procedimientos que le permita a Quadriga y sus contratistas tiempo adicional para encontrar stores de criptomoneda disponibles y también para negociar los giros bancarios disponibles para Quadriga”, escribió CoinDesk.

“Esta es una dura lección aprendida”, dijo el cliente de Calgary, Elvis Cavalic, a CBC, y agregó que no había podido retirar 15,000 dólares en participaciones en octubre de 2018.

“Probablemente evitaré la criptomoneda en el futuro”, dijo Cavalic. “Nos han dejado completamente en la oscuridad. Me estoy preparando para lo peor”, zanjó el hombre.

¡Comparte!

Start a Conversation

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *